martes, 5 de diciembre de 2017

LOS 14 PUNTOS DE LA LEY DE SEGURIDAD INTERIOR, QUE PREOCUPAN A LA ONU

Señala que se favorece "la actuación unilateral, discrecional y ausente de los débiles controles de la ley" en México.



Foto: Salvador Cisneros/ CuartOscuro

La Ley de Seguridad Interior, aprobada la semana pasada por la Cámara de Diputados y que está en vías de ser analizada por el Senado, contiene puntos que preocupan a la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En una carta del representante en México del Alto Comisionado, Jan Jarab, señala a los senadores 14 de esos puntos, como la “ambigüedad de conceptos”, la “violación al principio de necesidad”, el “papel indebido de las Fuerzas Armadas” y el “sometimiento de la autoridad civil al mando militar”.

Así mismo, subraya la “ausencia de controles”, la “ausencia de políticas de fortalecimiento de las instituciones”, la “indebida regulación del uso de la fuerza”, la “indebida protección y garantía de los derechos humanos”, además de las “afectaciones a la protesta social” y la “ausencia de transparencia”.

También anota la “lesión a la autonomía”, la “inconstitucionalidad e inconvencionalidad”, el “ámbito de excepción del derecho procesal administrativo” y la “ausencia de explicitud de los principios rectores”.

Cada uno de ellos es explicado en un documento anexo. Por ejemplo, se expone que “el Presidente de la República podría en determinados supuestos ordenar acciones bajo el amparo de la ley sin estar sujetas a temporalidad alguna o a un marco de actuación determinado, lo que favorecerá la actuación unilateral, discrecional y ausente de los débiles controles de la ley”.



(ARISTEGUI NOTICIAS/ REDACCIÓN AN/DICIEMBRE 4, 2017 4:30 PM)

LOS VIDEOS SECRETOS QUE INCRIMINAN A LOZOYA CON ODEBRECHT


Las transferencias se hicieron, de acuerdo con los testimonios, cuando Lozoya era parte del equipo de campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.Quinto Elemento Lab


Luis Alberto Meneses Weyll, ex director de Odebrecht en México hasta mediados de este año, se presentó el 16 de diciembre de 2016 en la sede de la Procuraduría General de la República, en el municipio de Guarulhos, estado de Sao Paulo, en Brasil.

En compañía de sus abogados, Meneses acudió voluntariamente para presentar su declaración como parte de su “delación premiada” con la justicia de Brasil.

Ante los fiscales André Bueno de Silverio y Daniel Ferebek San Paioma, renunció a su derecho a guardar silencio y aceptó que la sesión se grabara para ser incorporada en las declaraciones juradas que constan en el expediente del proceso penal 6655.

Su testimonio, ya en manos del Tribunal Superior de Justicia de Brasil, forma parte de las investigaciones del caso conocido como Lava Jato, la mayor investigación sobre corrupción en la historia de América Latina.

Los fiscales brasileños investigan la trama de corrupción en cuyo centro se encuentran el consorcio constructor Odebrecht y políticos de América Latina, comenzando por Inazio Lula Da Silva y decenas de presidentes, ministros, diputados e integrantes de la clase política de una decena de países del continente y de la África de habla portuguesa.

Hasta ahora 78 altos ex ejecutivo de Odebrecht han acordado sumarse a las delaciones premiadas. Pero sus testimonios no bastan para reducir el tiempo de cárcel o recibir condenas más benignas. Los delatores deben aportar datos y documentos que corroboren sus dichos, además de ayudar a revelar la estructura jerárquica de la organización criminal y su modus operandi.

La información que proporcionen también debe ayudar en la prevención de nuevos delitos y en la recuperación del producto del delito.

Si los colaboradores mienten o proporcionan información errónea, los potenciales beneficios se eliminan y el juez a cargo de la causa puede incluso aumentar las penas.

De hecho, aunque el acuerdo se establece entre fiscales y colaboradores premiados, el juez no está obligado a respetarlo y tiene la última palabra para determinar si la información proporcionada vale la pena y merece ser tomada en cuenta. Si no lo considera así, puede invalidar cualquier convenio pactado.

Información de calidad y susceptible de ser corroborada a cambio de una menor condena es la premisa de la “delación premiada”.

Como parte de la investigación, Luis Alberto Meneses se presentó a rendir su testimonio sobre la manera en que presuntamente corrompió a Emilio Lozoya, ex director general de Pemex y un hombre muy cercano al presidente Enrique Peña Nieto, a cambio de ayuda para obtener contratos de la petrolera estatal.

No es el único testimonio. Al suyo se suman el de Luiz Mameri, vicepresidente de para América Latina y África, y de Hilberto da Silva, director del Sector de Operaciones Estructuradas o Departamento de Sobornos de Odebrecht, como lo bautizó el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Esta era la instancia encargada de armar los esquemas financieros y hacer las transferencias de los pagos indebidos a los políticos y funcionarios.

La información, los documentos y los videos fueron obtenidos por la organización mexicana Quinto Elemento Lab como parte la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas, articulada por IDL Reporteros (Perú) e integrada por periodistas de La Nación (Argentina), La Prensa (Panamá), Armando Info (Venezuela), O Globo (Brasil) y Sudestada (Uruguay).

Los tres coinciden: Odebrecht pagó “propinas” o sobornos por al menos 10 millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, que fueron transferidos a las cuentas bancarias que él proporcionó.

Las transferencias se hicieron, de acuerdo con los testimonios, cuando Lozoya era parte del equipo de campaña presidencial de Enrique Peña Nieto y, posteriormente, cuando era director general de Pemex.

Esto es lo que Luis Meneses Weyll contó a los fiscales brasileños.


TC -05 by Aristegui Noticias on Scribd

PP-05 by Aristegui Noticias on Scribd


Luis Weyll-Anexo 4 by Aristegui Noticias on Scribd



(ARISTEGUI NOTICIAS/ REDACCIÓN AN/. INVESTIGACIÓN DE QUINTO ELEMENTO LAB./  DICIEMBRE 5, 2017 6:01 AM)

#ARISTEGUIENVIVO 05 DE DICIEMBRE: ODEBRECHT Y LOZOYA; AMNISTÍA DE AMLO; #MESAPOLÍTICA Y MÁS…


Además, abordamos la discusión de la Ley de Seguridad Interior en el Senado y el informe de la ONU y de la CIDH sobre el periodismo bajo condiciones de terror en México.


(ARISTEGUI NOTICIAS/ Redacción AN/ 05 DE DICIEMBRE 2017)

EL PRI IMPONDRÁ ESTE MARTES UNA LEY QUE CEDE A MILITARES EL ROL DE LAS POLICÍAS; LLAMAN A DETENERLO


Organizaciones civiles y partidos de oposición sostuvieron que la Ley de Seguridad Interior fue aprobada con fallas inconstitucionales, que afectan los derechos humanos de los mexicanos.

La minuta será mañana discutida por el Senado de la República en medio de peticiones de desechar la propuesta que incluyen las de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Jan Jarab, así como de decenas de organizaciones civiles mexicanos y del extranjero.

Ciudad de México, 5 de diciembre (SinEmbargo).- Organizaciones de la sociedad civil, organismos internacionales y diputados de oposición acusaron que la Ley de Seguridad Interior contiene fallas constitucionales que contravienen a los derechos humanos, por lo que pidieron no aprobarla.

El pasado jueves la Cámara de Diputados aprobó con 248 votos a favor, 115 en contra y 48 abstenciones la Ley de Seguridad Interior, y los últimos llamados a no aprobar la minuta se dan a tan sólo horas de que el Senado de la República la discuta y eventualmente la apruebe.

El Diputado Víctor Sánchez Orozco expuso que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) aplicó la “aplanadora”, sin discutir a fondo la iniciativa, presentada por el jefe de la bancada del PRI César Camacho Quiroz en noviembre del año pasado.

“El PRI se aferró a sacar una ley que de origen es inconstitucional, porque el artículo 73 de la Constitución no da facultades al Congreso de la Unión para legislar en materia de seguridad interior”, señaló Orozco, quien fue coordinador de delegados regionales en la Procuraduría General de Jalisco.


El jueves pasado la Cámara de Diputados aprobó la Ley de seguridad Interior. Foto: Rashide Frías, Cuartoscuro

En entrevista, el General Francisco Gallardo Rodríguez explicó que la minuta que está por aprobarse “no obstante que es de carácter ilegal, es inconstitucional porque contraviene los artículos 129 que tiene que ver con la civilidad del Estado, y que dice que en tiempos de paz, el Ejército no podrá realizar funciones”.

Sin embargo, la lista de inconstitucionalidades es más amplia. La organización Mexicanos Unidos enlistó entre otros artículos que se violentaron el número 21, que asigna las tareas de seguridad pública a las policías del país; y el 29, que dispone en qué casos se pueden suspender las garantías individuales.

“Creo que de origen es inconstitucional y en consecuencia, si en el Poder Legislativo alcanzamos el 33 por ciento de los diputados podemos ir a una controversia constitucional. Creo que la Suprema Corte de Justicia va echar para atrás esa ley”, sostuvo el Diputado Orozco.

¿Por qué decir NO a la #LeydeSeguridadInterior?@diegoluna_, @ErnestoLPV @cataperezcorrea, @erendiritas , @AlfredoLecona y @MaElenaMorera nos dicen de qué va y porqué es un peligro.#SeguridadSinGuerra pic.twitter.com/hSA50EWgUu

— Cencos (@cencos) 5 de diciembre de 2017

La Organización de Naciones Unidas también manifestó su preocupación por esta ley y advirtió de posibles violaciones a la Constitución Política de México, así como inconvencionalidad “a los criterios que han planteado tanto organismos de Naciones Unidas como del Sistema Interamericano de derechos humanos”.

En una misiva enviada al Senado de la República, Jan Jarab, representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expuso que una reforma así “generaría riesgos para la vigencia de los derechos humanos, no aportaría soluciones reales para enfrentar los enormes retos que en materia de seguridad enfrenta el país, fortalecería el statu quo, reduciría los incentivos para profesionalizar a las instituciones civiles y favorecería la consolidación del paradigma militar en materia de seguridad, el cual no ha reducido la violencia y ha aumentado las violaciones a los derechos humanos”.

Y criticó que “la ley utiliza conceptos ambiguos y laxos que favorecen una aplicación extensiva, discrecional y arbitraria. Conceptos tales como ‘seguridad interior’, ‘acciones de seguridad interior’, ‘amenazas a la seguridad interior’, ‘riesgo a la seguridad interior’, entre otros, se definen de manera laxa. Algunos otros, como el concepto de “actos de resistencia” carecen por completo de definición a pesar de su relevancia.


La ONU y la CIDH se pronunciaron sus preocupaciones respecto a la Ley de Seguridad Interior. Foto: Rashide Frías, CuartOscuro

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) también manifestó en un comunicado su preocupación debido a que normalizaría la actividad de las Fuerzas Armadas en las calles. “En México, la experiencia demuestra que la intervención de las fuerzas armadas en tareas de seguridad interna en general viene acompañada de violencia y graves violaciones a los derechos humanos”.

En su visita a México en 2015, la Comisión recordó haber constatado que la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad aumentó los casos de ejecuciones extrajudiciales, tortura, y desaparición forzada, así como mayores niveles de impunidad.

En el sexenio foxista se presentaron mil 135 quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) contra las fuerzas armadas, de acuerdo con datos recolectados por el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez. En tanto que en 10 años que abarcan el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa y los primeros cuatro de Enrique Peña Nieto se presentaron más de 10 mil 751 quejas.

La CIDH reiteró la recomendación hecha antes en el informe sobre los derechos humanos del país de desarrollar un plan concreto para el retiro gradual de las Fuerzas Armadas, “las obligaciones asumidas por los Estados exigen políticas públicas sobre seguridad y combate al crimen que prioricen el funcionamiento de una estructura institucional eficiente. Ésta debe garantizar a la población el efectivo ejercicio de los derechos humanos relacionados con la prevención y el control de la violencia y el delito, incluido el crimen organizado. En este sentido, es imperativo que el Estado mexicano reafirme su compromiso con los derechos humanos atendiendo las recomendaciones y los llamados de las organizaciones de la sociedad civil, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y de organismos internacionales. Por ello el Estado debe evitar la militarización de la seguridad pública, adoptar las medidas necesarias para fortalecer la policía, y garantizar un sistema de justicia autónomo e independiente”.

RIEGOS CONTRA LA LIBRE PROTESTA

Esta mañana organizaciones de la sociedad civil como Defensoría de Derechos Humanos General Gallardo A.C. y Mexicanos Unidos advirtieron de los riegos que podría conllevar la ley de Seguridad Interior a la libre protesta.

El próximo julio México elegirá 3 mil 400 cargos a nivel local y federal, incluida la Presidencia de la República.

“Esta ley de seguridad interior es parte de una estrategia para atemorizar al pueblo de México, y hay coyuntura electoral. Hay un gran riesgo de que no triunfe el candidato del sistema y están pensando desde ahora cómo van a reprimir la protestas, porque ya se prevé el fraude”, sostuvo Enrique González Ruíz, miembro de la Defensoría de Derechos Humanos General Gallardo A.C.

Una óptica con la que concuerda el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en el Congreso. “Se coarta el derecho a la libre manifestación. El Presidente quiere que nos manifestemos sin decir nada. ¿Cómo vamos a expresar nuestro malestar, si se supone que cuando alguien se manifiesta es porque hay una afectación de derechos?”, dijo el Diputado federal Alfredo Basurto Román, quien es miembro de la Comisión de Defensa.

Al preguntársele por qué no hubo participación dicha Comisión, como sí la hubo de la de Gobernación, explicó que “Se pidió más bien la opinión de la Comisión de Seguridad Pública, y se le dio otro tinte y jerarquización porque en la de Gobernación están todos los coordinadores”.

La ONU en su anexo a la carta enviada a la Cámara alta se pronunció en el mismo sentido: No obstante que la ley regula tanto las ‘amenazas a la seguridad interior’ como el ‘riesgo a la seguridad interior’, “la norma prevista en el artículo 8 sí incluye a la protesta dentro del ámbito material de la norma pues solamente impide que la misma sea considerada ‘amenaza’, más no ‘riesgo’.

Además, el hecho de condicionar las movilizaciones a su realización pacífica a efecto de excluirlas –parcialmente- del objeto material de la ley trastoca el principio de racionalidad y necesidad, pues permitiría que aquellas que no se realicen de manera pacífica puedan estar sujetas al alcance de la ley y de las autoridades encargadas de su aplicación, incluidas las Fuerzas Armadas. Lo anterior, al arbitrio de la autoridad”.


Diputados protestaron contra la Ley de Seguridad Interior, pero el PRI, sus aliados y una fracción del PAN avalaron la modificación constitucional el pasado jueves. Foto: Saúl López, CuartOscuro

Para el Diputado federal, la discusión en el Senado mantendrá las posturas ya planteadas por las bancadas en la Cámara baja, y en donde el Partido Acción Nacional (PAN) se presentó dividido a la hora de votar con 48 abstenciones, 14 a favor y 17 en contra.

El Diputado panista Jorge Ramos Hernández, presidente de la Comisión de Seguridad Pública, expuso que su bancada lamentó que la aprobación de la ley de Seguridad Interior no fuese acompañada con la aprobación de una Ley de Mando Mixto, que pondría a ciertas policías municipales bajo el mando estatal.

“[Los del PRI] se quieren congraciar con las Fuerzas Armadas aún cuando no represente una solución de fondo al país. Nosotros respetamos a las Fuerzas Armadas, fuimos el primer grupo político que presentó una iniciativa en noviembre del 2015 al respecto. Por eso la postura generalizada de abstención”, indicó.

La minuta ahora deberá ser discutida por el Senado de la República este martes en las comisiones de Defensa Nacional, Gobernación, Marina y Estudios Legislativos.

En redes sociales, doscientas organizaciones civiles que conforman el colectivo #SeguridadSinGuerra iniciaron una recolección de firmas (AQUÍ) para que los senadores no den luz verde a la iniciativa presentada por el PRI, además de una campaña de correo electrónicos a los 128 legisladores que conforman el órgano legislativo para que voten en contra.


(SIN EMBARGO/ JUAN LUIS GARCÍA HERNÁNDEZ/ DICIEMBRE 5, 2017/ 12:05 AM) 

LA PAX NARCA DE ANDRÉS MANUEL

De manera innecesaria, Andrés Manuel López Obrador, quien sería Presidente de la República si en estos momentos se realizaran las elecciones presidenciales, dijo estar abierto a analizar la propuesta de darle amnistía a los líderes de los cárteles de las drogas a cambio que se comprometan con la paz. La propuesta no viene incluida en el proyecto de nación que dio a conocer en noviembre, pero no es algo que haya estado fuera de su cabeza durante algún tiempo. La diferencia es que, si en otros momentos parecía una más de sus ocurrencias, hoy, ante la inminente campaña electoral, se convierte en un arma. La más letal, en su contra, la disparó el jefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quien afirmó que esa idea haría de México un narcoestado.

López Obrador tiene una lengua muy suelta, que como dice unas cosas, dice otras, y se corrige sin prurito alguno. Así sucedió con su propuesta de descentralizar las secretarías de Estado, que menos de 24 horas después rectificó y dejó en su lugar actual a dependencias como las que albergan las Fuerzas Armadas. Ya explicaría las razones de ese cambio, dijo para justificar su súbito cambio de señal, sin que hasta ahora haya aportado claridad sobre la marcha para atrás. Pero ahora, con la amnistía que propone para los líderes de los cárteles de las drogas, volvió a lastimar a las Fuerzas Armadas y, sobretodo, a los familiares de decenas de miles de víctimas de la cruenta lucha contra las bandas criminales.

No entiende mucho López Obrador del tema del narcotráfico, aunque critica de manera regular todo tipo de estrategia. No combatir al narcotráfico durante los primeros ocho meses del gobierno de Enrique Peña Nieto, ignora, provocó el reforzamiento de los cárteles de las drogas y el inicio del fin de la inútil estrategia de seguridad en la administración, que en buena medida le costó la candidatura presidencial a su arquitecto, el Secretario de Gobernación. La propuesta de amnistía la acompaña de una estrategia integral que, si se excluye el perdón a criminales, es lo mismo que propuso el ex Presidente Felipe Calderón en 2009, y buscó concretar Peña Nieto desde el principio de su gestión. La única analogía con su propuesta es con Vicente Fox, quien la planteó como ex Presidente en 2011.

Lo preocupante no es la falta de novedad en sus ideas, sino lo reiterativo de su propuesta para perdonar criminales, que sugiere que no es una “locura”, como calificó presidente del PAN, Ricardo Anaya, sino una semilla que está floreciendo en su cabeza.

Alexia Incómoda, el nombre bajo el cual conversa una de las personas más informadas en seguridad y política que habitan el universo de Twitter, recordó el lunes, como contexto de los dichos de López Obrador, que esa propuesta la ha hecho a lo largo de todo el año, comenzando en Sinaloa, cuando la Marina realizó operativos quirúrgicos en contra de las bases de apoyo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, y cuando en febrero sus comandos abatieron a Juan Francisco Patrón Sánchez, apodado “El H-2”, quien era el jefe de plaza del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva, enemistados con Guzmán y el Cártel del Pacífico desde 2008, en Nayarit. La historia del perdón a criminales por parte de López Obrador no es nueva. La idea de cómo se puede trabajar desde el poder con el narcotráfico, tampoco. Quizás, tampoco originalmente de él.

El pacto con los narcos desde el poder ha dominado los libretos más exitosos en la producción de telenovelas de Epigmenio Ibarra, director general de Argos Comunicación, que desarrollan las vinculaciones criminales con funcionarios de los tres niveles de gobierno. La historia de las narconovelas producidas por la empresa co-fundada por Ibarra en 1992, comenzó en 1996 con “Nada Personal”. En 2012 produjo “Infames”, que planteó la relación de los líderes del narcotráfico con una poderosa Secretaría de Hacienda, donde la mano derecha del titular era familiar de uno de los líderes. La más famosa de todas sus narconovelas es “El Señor de los Cielos”, que recrea la vida de Amado Carrillo, el jefe del Cártel de Juárez, y jefe de todos los barones de la droga, que acordaba con la Presidencia la pax narca, cuya primera temporada se transmitió en 2014. De ella se desprendió “El Chema”, en 2016, que recrea la vida de “El Chapo” Guzmán.

Ibarra, quien ha trabajado o estado cerca de López Obrador desde hace unos 15 años, es uno de los principales responsables del aparato de propaganda del precandidato presidencial, quien a través de sus redes sociales hizo virales temas como el movimiento #YoSoy132, o cruzadas contra Peña Nieto en el mundo virtual, como el aglutinado en el hashtag #RenunciaYa. Paralelamente, ha hecho a Peña Nieto responsable del “crimen de Estado” por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014. Probablemente, vista la propuesta en este contexto, es Ibarra quien sembró en su cabeza la idea de amnistiar criminales.

López Obrador, en todo caso, es el responsable de sus palabras, al ser el diseminador y promotor de esta propuesta y pensar incorporarla a su proyecto de nación. Bien se vería México de concretarla: el Ejército y la Marina a los cuarteles; los jefes de los cárteles de la droga, asesinos de militares y policías, a las calles. La pax narca renacería bajo su gobierno. A menos que rectifique la propuesta.

rrivapalacio@ejecentrasl.com.mx
twitter: @rivapa


(NOROESTE/ ESTRICTAMENTE PERSONAL/ RAYMUNDO RIVA PALACIO/05/12/2017 | 04:04 AM)   

lunes, 4 de diciembre de 2017

MEADE, JUGADA MAESTRA O FIASCO


Sin definirse todavía la candidatura del Frente Ciudadano por México, cuando Enrique Peña Nieto destapó a José Antonio Meade, Pepetoño (qué bueno que no se llama Jesús porque tendríamos que repetir y recordar a un negro personaje de Sinaloa), pareció que soltaron en un palenque a dos gallos listos ya con sus navajas. Meade dijo de inmediato que el enemigo a vencer es Andrés Manuel López Obrador, no el Frente Ciudadano, y el Peje se soltó con una retahíla de calificativos y denuestos contra su oponente “sin partido”, que nos hicieron recordar aquel desmedido “cállate chachalaca”, que le costó en 2006 varios puntos en las preferencias de los electores y lo llevó, entre muchas otros errores, a la derrota frente a Felipe Calderón.

Han sido los analistas, no Morena ni López Obrador, los que han puesto a Meade en su lugar. Oriundo de Ciudad de México, es un tecnócrata de aquellos que, siendo candidata presidencial por el Partido del Trabajo, Cecilia Soto, decía que conocían el campo solo por lo que habían visto en los pastos de golf. Se refería a Carlos Salinas, a Ernesto Zedillo, a Jaime Serra Puche. Meade Kuribreña es del mismo corte, con la diferencia —no sé si sea defecto o virtud— de que le falta la malicia política que tenían aquellos.

Su candidatura se veía venir desde hace meses. Fue hilvanándose desde los círculos del poder como una alternativa ante el derrumbe del PRI desde finales de 2014, sobre todo a raíz de los hechos de Iguala donde desaparecieron 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa. Todo el sistema de seguridad y procuración de justicia se colapsó desde entonces y arrastró al PRI y a sus principales representantes en el gobierno, —entre ellos al presidente y a su principal alfil hasta entonces, Miguel Ángel Osorio Chong— a una barranca de la que no podrían salir. Los niveles de aceptación del partido fueron a la baja desde entonces y llegó a los umbrales de 2018 prácticamente derrotado.

Esto lo fue viendo no solo la clase política, sino también los que realmente gobiernan este país: los empresarios. Después del fracaso del PAN durante dos sexenios —un buen argumento de campaña para sus opositores— y el constante ascenso de Andrés Manuel en las preferencias, tenían que ofrecer una opción más masticable para el electorado, seguros de que contarían con el aval priista si la orden venía del presidente. Funcionario sin partido de alto nivel en dos administraciones —una panista y otra priista—, “limpio” personalmente en cuanto a señalamientos de corrupción, preparado técnicamente y afable, Meade fue vendido como el as debajo de la manga del sistema, en el que convergen intereses donde ya no importa el color ni la bandera, sino eso: los intereses.

Pero el ex secretario de hacienda entró a la pista como Adalberto Martínez, Resortes, en una cancha de baile, barriendo el piso con las nalgas. Porque  siendo un aspirante “sin partido”, se sujetó a las más viejas formas del priismo presidencialista para “destapar” al candidato; de su renuncia a la Secretaría de Hacienda se fue a la sede del PRI para registrarse como precandidato y luego hizo un recorrido por los sectores del partido para recibir su respaldo. Todo a la vieja usanza priista. Y en las primeras de cambio, arremetió contra López Obrador, del que, dijo, ha vivido muchos años con hambre de poder. Pero lo peor, es que en una reunión con dirigentes estatales del PRI, llamó a defender a Enrique Peña Nieto. ¿Defenderlo de qué si los yerros y abusos de él y su gabinete son incontables? ¿Tiene defensa el presidente?

Ñoño, José Antonio Meade no logró en la primera semana de su desparpajado destape hilvanar un discurso coherente con la figura que pretende mostrar. Por el contrario, si lo venden como mesurado, se vio como buscapleitos de callejón, y si para subir en las preferencias de los electores ocupaba separarse políticamente de Peña Nieto, se envolvió en la bandera de Atlacomulco como si su objetivo fuera inmolarse. Va iniciando apenas su carrera por la presidencia y puede corregir muchas cosas. Por lo pronto, su entrada al ruedo ha sido desastrosa. Y aunque el PRI ya está derrotado en esta etapa, perder la elección con un “externo” sería para el partido doblemente funesto.

BOLA Y CADENA

Pero no menos desaliñado fue el recibimiento de Andrés Manuel López al enviado de Peña y los empresarios. Si es un “señoritingo” o no, si es “antipático” o no, ya lo verán los electores. Hubiera sido mejor que lo recibiera con un pliego de puntos de la economía que han dañado a los más jodidos y en los que el aspirante presidencial tiene responsabilidad desde que trabajó con Calderón, y el efecto hubiese sido mejor. El Peje sigue apareciendo arriba en las encuestas pero nada se dé por hecho con un hombre que es experto en que se le vaya un tiro.

SENTIDO CONTRARIO

POR CIERTO, ¿QUÉ QUISO DECIR MEADE frente a los dirigentes del PRI cuando afirmó que este partido “sólo podrá ganar en equipo, con el ánimo de obreros, campesinos, del movimiento territorial y el apoyo de las fuerzas armadas”? ¿Por el número de votos que representan los soldados o por el apoyo que pueden brindar en situaciones de conflicto? ¿A qué se debe la mezcla? ¿A que ese mismo día se aprobaba en la Cámara de Diputados la Ley de Seguridad Interior que le abre aún más las puertas de nuestras políticas de seguridad al Ejército y la Marina? Más valiera una explicación y una posición claras del aspirante.

HUMO NEGRO

¿A QUÉ JUEGA EL GOBERNADOR CUANDO propone cancelar la tenencia y al mismo tiempo incrementa en 200 por ciento el cobro del llamado refrendo y al doble el costo de las placas? ¿Con esas mismas trampas viene lo que ellos llaman el SAT sinaloense? Seguro es que sí.


(RIODOCE/ ISMAEL BOJÓRQUEZ/ 4 DICIEMBRE, 2017)

EMBOSCAN A POLICÍAS MINISTERIALES EN BCS, DOS AGENTES HERIDOS

Una emboscada a Policías Ministeriales en La Paz, Baja California Sur, dejó como saldo dos agentes lesionados, esta mañana de primero de diciembre.

El atentado se dio cuando un comando armado atacó a una patrulla de la Policía Ministerial del Estado en las calles de Artículo 115 y Gil B. Morales en la colonia Ayuntamiento, quedando lesionados tras repeler la agresión, los agentes identificados por los apellidos Dimas y Altamirano.

Según fuentes de inteligencia, los agentes se encontraban en servicio realizando recorrido de reconocimiento, cuando los sicarios cerraron el paso y descargaron ráfagas de rifles automáticos.

La unidad en que viajaban los ministeriales da muestra del poder de las armas con las que fueron atacados.

Autoridades de los tres niveles de gobierno han iniciado operativos de búsqueda de los agresores.

De la misma manera se tiene conocimiento que la mañana de este viernes, una persona del sexo femenino fue “levantada” por  hombres armados de las calles de Agustín Olachea en La Paz, por la noche fue localizada sin vida y maniatada en las calles de Chiapas y Reforma de la colonia Centro. La víctima fue identificada como Flor González Castro, custodio del CERESO de La Paz y esposa de un agente de la Policía Estatal.


(SEMANARIO ZETA/ DESTACADAS BCS  ZETA /VIERNES, 1 DICIEMBRE, 2017 10:27 AM)

FALLECEN SEIS PERSONAS EN ACCIDENTE VIAL EN CARRETERA LIBRE TIJUANA-TECATE

Seis personas fallecieron la noche de ayer en un accidente vial en la carretera libre Tijuana-Tecate, a la altura del entronque de la Toyota, quienes al parecer pertenecían a la misma empresa.

Extraoficialmente se mencionó que las personas iban a exceso de velocidad en un automóvil deportivo en dirección a Tecate, lo que propició que perdieran el control y sufrieran el accidente.

Las personas fueron atendidas por elementos de la Cruz Roja, sin embargo se mencionó que tres de las victimas fallecieron en el lugar, mientras que el resto en el hospital.


(SEMANARIO ZETA/ DESTACADOS  MANUEL AYALA /DOMINGO, 3 DICIEMBRE, 2017 04:36 PM)

TRAS LIBERACIÓN DE SUNSHINE PESCADORES RETIRAN BLOQUEO

Luego de que un juez de garantías liberara la tarde del domingo al presidente de la Federación de Pescadores Rivereños de San Felipe, Shinshine Rodríguez Peña, cientos de pescadores liberaron la vialidad Lázaro Cárdenas la cual mantenían bloqueada desde hace siete días.

Sunshine fue detenido el sábado 25 de noviembre por elementos de la PGR e inmediatamente trasladado a la Ciudad de México por el presunto delito de delincuencia organizada luego de que se le “localizara” un kilo de metanfetaminas.

Desde su aseguramiento, pescadores de San Felipe cuestionaron la detención de Rodríguez Peña y su esposa, por lo que acusaron a la PGR de sembrar la evidencia.

Finalmente Sunshine y su esposa fueron liberados luego de que ayer domingo se realizará la audiencia de Vinculación a Proceso, por lo que finalizó el bloqueo de cientos de pescadores que mantenía frente a las instalaciones de la PGR en Mexicali.


(SEMANARIO ZETA/ DESTACADOS  CRISTIAN TORRES /LUNES, 4 DICIEMBRE, 2017 06:10 AM)

LA UNCIÓN DE MEADE

Entre tanto grito matraquero que arrastra una vieja cultura priista revigorizada cada vez que ungen candidato a la Presidencia, hubo a quienes no les gustó que el abanderado del PRI fuera un no militante. Empezando por el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, que pensaba incluso después del destape que esa candidatura era para él, y varios gobernadores y figuras en el partido en el poder a quienes les parecía inadmisible que a quien consideraban un funcionario panista en el Gobierno de Enrique Peña Nieto, buscara sucederlo. Pero la línea presidencial se mantuvo y la fuerza interna del Presidente impuso a quien deseaba -asumiendo seguramente que con José Antonio Meade, que no arrastraba los negativos de otros aspirantes, tiene una candidatura competitiva.

Peña Nieto no estuvo en el evento dominical en la explanada del PRI, pero no era necesario. Durante poco más de un mes jugó ajedrez político donde engañó a su propio equipo, lanzó distractores y llevó al finalmente ungido a una situación de nervios extremo al no saber, cuando lo citó el Presidente el sábado 25 de noviembre a Los Pinos, con qué encargo iba a salir de la casa presidencial. Personas que siguieron de cerca los últimos días del destape, recuerdan que Meade fue llevado al máximo de la incertidumbre por el Presidente, y que incluso llegó a pensar que el día que lo iluminó la decisión de Peña Nieto, el Banco de México podría ser su destino sexenal.

La ruta final del destape comenzó a finales de octubre, en una reunión de gabinete para evaluar los trabajos por los sismos de septiembre. Peña Nieto encontró con la mirada a Julio Guerrero, jefe de la Oficina del Secretario de Hacienda, quien iba en sustitución de Meade, que no había podido acudir. Peña Nieto fue directo a los ojos de Guerrero y le dijo que no lo había visto en Oaxaca ni Chiapas, a diferencia de todos los que estaban en la reunión, que no habían abandonado esos estados. Varios de los presentes lo interpretaron como una crítica a Meade.  Los secretarios hablaron sobre lo que habían hecho, y luego de que el de Educación, Aurelio Nuño, informó que en un plazo de 20 días se restablecerían las clases y se empezaría el retorno a la normalidad, Osorio Chong señaló que era inadmisible esa demora. La crítica fue agria, y el Presidente volvió a preguntar por el plazo a Nuño. Al oírlo nuevamente, Peña Nieto dijo que le parecía adecuado y volvió a felicitar al Secretario de Educación.

Ese fue el principio de una serie de acciones presidenciales en donde Nuño fue arropado por Peña Nieto de una forma tan notoria, que comenzaron a aparecer columnas en la prensa política señalando que el Secretario de Educación no debía ser descartado de la lucha final por la candidatura. Se empezó a ver a Nuño en reuniones donde no tenía competencia, pero siempre cerca del Presidente, quee alimentó la confusión dentro del gabinete que se había abierto en la reunión de finales de octubre sobre su reemergencia sucesoria. Dos elementos más sirvieron de distractor.

Uno fue interno. En una reunión del gabinete económico al arrancar noviembre, al abordarse el tema del relevo en el Banco de México, Meade sugirió que el Subsecretario de Hacienda, Miguel Messmacher, sería un buen candidato. Peña Nieto lo volteó a ver, de acuerdo con una persona que conoció los detalles, y retador con la mirada, como suele ser en ocasiones el Presidente, respondió, palabras más, palabras menos, “tú puedes ser un buen candidato al Banco de México”. El otro fue externo, cuando ante una pregunta de la prensa, Peña Nieto dijo que estaba cierto que enviaría el nombramiento del Gobernador del Banco Central al Senado, lo que la mayoría, incluido Meade, entendió como que el relevo no sería interno, que no necesita el trámite parlamentario, sino una figura externa. Al saber que Messmacher no estaba en el ánimo del Presidente para ese puesto, no había muchos, o quizás ninguno, además de Meade, que pudieran llegar al Banco desde afuera.

Lo que pasaba dentro de los muros del poder fue invisible para la opinión pública, en donde se buscaban afanosamente las claves para entender lo que sucedería. La sucesión la traía Peña Nieto bajo control, pero pareció descarrilarse el jueves 26, cuando apareció en los medios el video donde el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, hacía elogios superlativos de Meade. Videgaray cometió un error, resultado según sus cercanos, por la enorme estimación por el hoy candidato. Pero de origen, la falla fue del equipo de Meade, al haber insistido que el evento al cual fue invitado el entonces Secretario con el cuerpo diplomático, fuera abierto a la prensa. Esa no es una reunión que se abra a los medios, pero fueron muy insistentes los personeros de Meade, para incrementar su exposición pública.

Ese traspiés añadió incertidumbre y nervios a Meade, con los que llegó a Los Pinos el sábado 25 desconociendo qué buscaría el Presidente de él. Era que buscara que la sucesión quedara en manos del PRI. En Los Pinos estaban el líder del PRI, Enrique Ochoa, y Nuño, quien será el coordinador de la campaña. Nadie más fue convocado para concretar lo que el lunes 27 sería el destape de Meade. Nadie, pese a varios intentos, le pudo arrebatar al Presidente su facultad metalegal, como priista, que elegir a su sucesor, que este domingo, con el registro del candidato, concluyó la primera y larga fase para buscar mantener la Presidencia.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa


(NOROESTE/ ESTRICTAMENTE PERSONAL/ RAYMUNDO RIVA PALACIO/ 04/12/2017 | 04:01 AM)   

DETRÁS DE MEADE, QUIENES ENCUMBRARON A PEÑA HACE 6 AÑOS

Luis Videgaray, Aurelio Nuño, Raúl Cervantes, Eruviel Ávila, Eduardo Sánchez, Ivonne Ortega, Beatriz Paredes... algunos de los presentes.



Foto: Aristegui Noticias

Una cuadra antes de llegar a la sede nacional del PRI, bajados los vidrios de la parte delantera del auto, José Antonio Meade comienza a cruzar durante casi media hora la calle Luis Donaldo Colosio, acompañado por su esposa Juana Cuevas y sus 3 hijos (dos hombres y una jovencita, con iPhone en mano), quienes viajan en los asientos de atrás.

El ex secretario de Hacienda atiende prácticamente todas las “selfies” que le piden, e incluso las llega a tomar él mismo, por lo que suelta por momentos el volante.

El conductor, de sonrisa socarrona, podría anticipar que lo que tiene frente a él será el ambiente de los siguientes casi 7 meses: fotos, gritos, porras, saludos; más fotos, más gritos, más porras, más saludos, y hasta pequeños obsequios.

Algo parecido a lo que vivió hace seis años el entonces precandidato Enrique Peña Nieto, en un diciembre menos frío que este, pero rodeado por las mismas figuras que hoy cobijan a “Pepe Toño“, como le dicen por aquí.

El “Peña-Presidente” fue transformado a “Pepe-Presidente“, por los cientos de transportados que llegan de diferentes partes del país (Valle de Chalco, Ecatepec, Jalisco, Tamaulipas, Guanajuato…) a la sede priista en Insurgentes Norte.



“Meade-amigo-fulano está contigo”, es la porra que adoptan las organizaciones presentes para hacerse notar al paso del casi precandidato, de quien ya venden hasta relojes con su rostro.

La puerta 2 y 3 se vuelven los accesos “VIP”, por donde no sólo ingresa Meade, sino los políticos que lo respaldan.

Cerca de llegar a la entrada, el canciller Luis Videgaray opta por bajar de su camioneta -que está cinco vehículos atrás del auto que manejaba Meade- y se adentra finalmente a pie al partido. El secretario Aurelio Nuño hace lo propio un par de minutos después. Luego se le ve pasar al ex procurador Raúl Cervantes. Y detrás de él, a Eruviel Ávila, seguido por el vocero presidencial Eduardo Sánchez. Los mismos que encumbraron al ahora presidente Peña Nieto, quien dejará su cargo en poco menos de un año. Sus ex operadores han sido reactivados.


Luis Videgaray (Foto AN)



Aurelio Nuño (Foto AN)



Raúl Cervantes (Foto AN)



Eduardo Sánchez (Foto AN)

Al acto llega la ex dirigente Beatriz Paredes. E incluso, aparece la ex gobernadora Ivonne Ortega, quien la semana pasada le dio su apoyo a Meade, tras desistir de apuntarse como precandidata.

Es un domingo de rituales y simbolismos en la sede del PRI, donde el hecho de que se anote sólo uno es muestra de unidad.

Y si hay algo simbólico es la figura de Meade, el que maneja su propio auto… pero detrás de quien vienen todas las caras conocidas del actual gobierno federal, diputados, senadores, gobernadores y líderes priistas.

El auto, con conductor único, avanza rumbo al 2018. La maquinaria que lo respalda parece aceitada y lista.





(ARISTEGUI NOTICIAS/ GUSTAVO SÁNCHEZ B./ DICIEMBRE 3, 2017 3:24 PM)






#ARISTEGUIENVIVO 4/12: PRECANDIDATO MEADE; AMNISTÍA DE AMLO; CRISIS EN HONDURAS; OAXACA Y MÁS



Este lunes abordamos los asuntos noticiosos del país, así como la crisis en Honduras donde a una semana de la elección presidencial siguen las protestas.


(ARISTEGUI NOTICIAS/ REDACCIÓN AN/ 04 DE DICIEMBRE 2017)

viernes, 1 de diciembre de 2017

NUÑO, A LA CAMPAÑA

El diseño de la estrategia del destape y arropamiento de José Antonio Meade para la candidatura presidencial del PRI, se construyó el sábado en Los Pinos. El Presidente Enrique Peña Nieto citó a quien sería ungido, junto con el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa, y quien se ha convertido en su principal asesor político, Aurelio Nuño, el Secretario de Educación. Esa larga jornada tuvo una prolongación natural hasta el domingo, donde Peña Nieto y Meade se concentraron en el relevo en la Secretaría de Hacienda. Con ello, el primer equipo para la campaña presidencial quedó resuelto. Ochoa, elogiado por Peña Nieto y Meade sobre cómo ha manejado al partido, seguirá al frente de él; Nuño dejará en breve Educación y se moverá para ser el coordinador de la campaña presidencial.

Peña Nieto volverá a recargarse en las dos personas que construyeron y redactaron sus reformas más controvertidas, la educativa y la energética, para apostar, con quien desea concluya la instrumentación, a un proyecto transexenal. Nuño, quien en la campaña presidencial de 2012 formó parte del equipo de asesores del jefe del equipo, Luis Videgaray, fue encargado por Peña Nieto para preparar esas dos reformas, que Ochoa estructuró y redactó el elemento que acabó con el control sindical de los maestros al eliminar el traspaso hereditario y patrimonialista de las plazas, y su manejo de premios y castigos.

La primera rueda del engranaje electoral está puesta, pero falta mucho más. Peña Nieto debe tener claro que el PRI se encuentra en tercer lugar de preferencia electoral por partido, y como señaló Roy Campos, director de Consulta MItofsky en Foro TV, nunca cuando ha arrancado en tercer lugar en una campaña, ha logrado remontar la desventaja. Apostar por Meade recoge parte de la preocupación por el desgaste del PRI como partido en el poder, y de lo inconveniente de presentar un candidato priista cuando el sinónimo en el imaginario colectivo de tal filiación es la corrupción. El modelo que esboza es el del estado de México, donde Ochoa de forma orgánica, y Nuño como enlace presidencial, jugaron un papel activo para que Alfredo del Mazo ganara la elección.

Diseño y estrategia fue lo que se utilizó en el estado de México. Recursos federales abiertos y discrecionales, que incluyó que el propio Meade, como Secretario de Hacienda, fuera a hacer campaña disfrazada en las últimas semanas de la contienda, fluyeron en cantidades que parecían ilimitadas. La estrategia repartió responsabilidades al gabinete en municipios y regiones, inventó un candidato de oposición altamente competitivo, como fue Juan Zepeda del PRD, dinamitó una alianza entre ese partido y el PAN, y en una elección polarizada lanzó una guerra sucia contra Morena, donde la bala de plata fueron los videos donde Eva Cadena, aspirante de ese partido a una alcaldía en Veracruz, recibía dinero supuestamente para Andrés Manuel López Obrador y las campañas morenistas. Esa campaña rompió el momentum de la candidata de Morena al estado de México, Delfina Gómez, y contribuyó a que Del Mazo ganara.

 Uno de los arquitectos de la victoria, Nuño, estaba feliz días después de conocerse los resultados de la elección. En una charla se le hizo notar que aunque había ganado Del Mazo, no había sido por los votos del PRI, que fueron 56 mil menos de los que consiguió Morena, sino por los casi 300 mil que le aportaron los partidos coaligados. “Eso no importa”, atajó vehemente, “ganamos”.

El modelo de la elección en el estado de México prácticamente tenía a Del Mazo acotado únicamente a ser candidato, mientras que desde Los Pinos se administraba la estrategia, el mensaje, la operación política de tierra y la guerra sucia.

La campaña presidencial de 2018 apunta en esa misma dirección. Meade como el candidato y Nuño como el coordinador de la campaña y el enlace con el estratega en jefe, que será el Presidente Peña Nieto. Sin embargo, a diferencia del estado de México, donde el Gobierno y el PRI jugaron de manera homogénea, en la campaña presidencial tiene que haber amarres que quizás no se están viendo en este momento. El principal es qué va a hacer el Presidente con el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el gran perdedor en la lucha por la candidatura, y que ha dado pruebas en elecciones anteriores de estar dispuesto a ir contra el PRI cuando los candidatos no son los suyos o no se consensuaron con él. Meade es el caso.

Osorio Chong tiene la relación con todos los gobernadores priistas, y la mayoría de ellos, sobre todo en el sur del país, forjaron alianzas con él para llegar al poder. También tiene ascendencia sobre la estructura burocrática del partido y controla los sistemas de inteligencia política. Una persona con su personalidad, agraviada y molesta como se encuentra en estos días, que tiene de instrumentos para hacer daño si se lo propone, es altamente peligrosa para una candidatura que hoy sólo tiene la fortaleza de quien lo ungió y de las cúpulas, pero que es vulnerable, cuando menos por ahora, en el despliegue territorial.

En los reajustes que deberá hacer el Presidente para limpiar de basura interna la campaña de Meade, se encuentra el rol que le deberá asignar a Osorio Chong, cuya importancia estratégica permite argumentar que sería la siguiente rueda del engranaje electoral priista a poner en marcha si se quiere apuntalar el proyecto transexenal que se dibuja en Los Pinos. Algo deben tener claro Peña Nieto y Meade: una comida y sobremesa del candidato con el Secretario, no será suficiente.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa


(NOROESTE/ESTRICTAMENTE PERSONAL/ RAYMUNDO RIVA PALACIO/ 01/12/2017 | 04:04 AM)  

jueves, 30 de noviembre de 2017

#ARISTEGUIENVIVO 30/11: URGENCIA POR #LEYDESEGURIDADINTERIOR, DESPLAZADOS EN CHIAPAS Y MÁS


Este jueves hablamos también de la liberalización de los precios de las gasolinas y los últimos acontecimientos políticos como el encuentro entre JAM y Osorio Chon.


(ARISTEGUI NOTICIAS/ REDACCIÓN AN/ 30 DE NOVIEMBRE 2017)

EL GRAN PERDEDOR

Hasta el último momento, Miguel Ángel Osorio Chong, el poderoso Secretario de Gobernación, intentó desbarrancar a quien veía como su único adversario real para quedarse con la candidatura presidencial del PRI. Fue el jueves. Un video donde el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, llenó de lisonjas al entonces responsable de Hacienda, José Antonio Meade, llegó a los medios de comunicación que lo tradujeron como el destape del candidato a la Presidencia, lo aprovechó el equipo de Osorio Chong para quemar esa posibilidad. Se hicieron llamadas a periodistas para que dieran gran difusión al video con énfasis en que el exceso de Videgaray había cancelado la oportunidad de Meade. La difusión del video molestó al Presidente Enrique Peña Nieto, pero no suficiente para cambiar su decisión. El viernes por la noche, comunicó a los cuatro rivales de Meade que la nominación no caería en ellos.

Osorio Chong le informó a su equipo que él tendría la candidatura, que había visto como suya la noche del 7 de septiembre del año pasado, cuando festejó con sus cercanos la caída de Videgaray, que había renunciado como Secretario de Hacienda tras el escándalo por la visita de Donald Trump a Los Pinos, que él organizó. Sin Videgaray y con el Secretario de Educación, Aurelio Nuño, golpeado por la oposición magisterial a la reforma educativa, parecía que el camino hacia la candidatura presidencial estaba allanado. La tríada de poder que todas las noches definía con el Presidente la agenda, se había desarticulado.

Videgaray estaba fuera del gobierno y Nuño había sido marginado en forma humillante por Osorio Chong en las negociaciones con la disidencia magisterial de una forma tan abierta. El golpeteo contra Nuño provocó un enfriamiento en la relación con el Presidente, que le había tolerado que se le escapara Joaquín “El Chapo” Guzmán, permitiendo que organizara la distribución de armas a los paramilitares en Michoacán disfrazados como grupos de autodefensa civil. Pero sobre todo, que no rindiera cuentas por el colapso de la estrategia de seguridad, que planeó desde los días de la transición en 2012.

El inicio de la pesadilla de Peña Nieto fue permitir la fusión de las secretarías de Gobernación y Seguridad Pública. Era un error, le dijo a Osorio Chong el entonces Secretario de Seguridad, Genaro García Luna, porque el cargo demolía carreras políticas. Osorio Chong lo ignoró. A mes y medio de entrar el nuevo gobierno, se cuestionó a Osorio Chong sobre ese movimiento. Dijo que era una recomendación de Santiago Creel, quien le dijo que cuando fue Secretario de Gobernación tuvo problemas permanentes con el Secretario de Seguridad Pública, por carecer de las herramientas para reforzar la gobernabilidad con una fuerza pública. La propuesta de Creel era otra, la creación de una Secretaría del Interior en Bucareli, encargada de la seguridad pública, y una Secretaría de la Presidencia dedicada a la política, como la tuvo el Presidente Luis Echeverría.

Amasar poder en menoscabo de la gobernabilidad, le costó a Osorio Chong, quien quedó atrapado en menesteres policiales con una estrategia de seguridad que estalló en pedazos a mitad del sexenio. Su limitada capacidad lo hizo decidir el cargo de comisionado de Seguridad Nacional por encuesta, y nombró a Manuel Mondragón, que desmanteló el sistema de inteligencia criminal construido por años. Pero aún así, el Presidente cerró los ojos, y le mantuvo una confianza, pese al recelo por el maltrato a Nuño.

Osorio Chong mantenía sus expectativas presidenciales, y por razones de trabajo tenía una estrecha relación con los gobernadores, que le fueron benéficos durante las elecciones para gobernadores en 2016, donde jugó contra el PRI de Manlio Fabio Beltrones, Videgaray y el propio Peña Nieto en Veracruz, Tamaulipas y Puebla, donde la dirigencia del partido se quejó de él, acusándolo de traición. El siguiente episodio que orilló más a Osorio Chong fuera de la contienda, fue el 4 de junio, cuando el Presidente convocó a muchos de sus colaboradores a seguir desde Los Pinos los resultados en el Estado de México.
La cita era a las nueve de la noche, pero el Secretario llegó cerca de la una de la mañana del lunes con bastantes copas encima. En un momento dado se hizo un círculo, donde Osorio Chong, a quien le encantan los caballitos de tequila, retó a varios secretarios. José Narro, el Secretario de Salud, fue el primero. Videgaray vino después y luego Nuño. Meade, que no bebe, se abstuvo. Después, tomó la palabra y dijo frente al Presidente que le daba gusto verlo sonreír, porque hacía mucho tiempo que no lo hacía. La frase no cayó bien. Muchas de las críticas al Presidente habían sido por el fracaso de las políticas bajo responsabilidad del Secretario de Gobernación, quien sistemáticamente dejó que todos los negativos por sus fallas le cayeran al Presidente, sin casi nunca protegerlo.

Aún así, tras los sismos de septiembre insistió en privado que sus posibilidades se habían fortalecido, y continuó trabajando su cuarto de guerra, creado desde 2013 para acompañar sus aspiraciones presidenciales. Al cierre de la semana pasada, la instrucción era estar atentos porque el destape era inminente. No esperaba en ese momento que el desenlace tendría otro derrotero. Pero muy él, aprovechó las lisonjas de Videgaray a Meade para dar un tiro de gracia al equipo enfrentado con él durante casi todo el sexenio. Frente a los resultados, su fracaso se escribe en piedra: Meade derrotó al Secretario de Gobernación, y a quien mejor representaba la nomenklatura del partido. Punto.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa

(NOROESTE/ ESTRICTAMENTE PERSONAL/ RAYMUNDO RIVA PALACIO/ 30/11/2017 | 04:05 AM) 


LA SELECCIÓN DE MEADE

En qué momento el Presidente Enrique Peña Nieto tomó la decisión final de apostar a José Antonio Meade para que fuera el candidato del PRI a la Presidencia, es algo que sólo él podrá responder. Lo traía en la mente, aseguran cercanos a Peña Nieto, tiempo antes de alejar la celebración de la 22 Asamblea Nacional del PRI, prevista para noviembre, del arranque de la precampaña presidencial el 14 de diciembre, y adelantarla a agosto, donde se eliminaron los candidatos para que un no militante, como Meade, pudiera ser abanderado del partido en el poder.

Hermético, Peña Nieto sólo dio una sola señal a sus cercanos de que la consideración sobre Meade era más que una reflexión. Hace dos meses aproximadamente, dijo uno de ellos, Peña Nieto instruyó al jefe del Estado Mayor Presidencial, el General Roberto Miranda, que redoblara la seguridad del entonces Secretario de Hacienda. Con nadie más lo hizo.

Meade no pertenecía al grupo compacto de Peña Nieto que venía del Estado de México, o los gobernadores Miguel Ángel Osorio Chong, de Hidalgo, y José Calzada, de Querétaro, que habían hecho el trabajo nacional de forjar alianzas que le permitieran ser candidato a la Presidencia. Pero como Secretario de Hacienda en el gobierno de Felipe Calderón, junto con su Subsecretario José Antonio González Anaya, habían ayudado financieramente al Estado de México cuando Peña Nieto era Gobernador y su Secretario de Finanzas y más tarde presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, era Luis Videgaray, muy cercano a Meade desde el ITAM.

Al irse armando el gobierno de Peña Nieto, Meade no estaba predestinado para una posición de alto relieve, aunque no menos importante en la nueva administración. Videgaray lo propuso como Jefe de la Oficina de la Presidencia, pero una confusión cambió el rumbo. Semanas antes de llegar a Los Pinos, Peña Nieto le preguntó a su amigo, el entonces Embajador en el Reino Unido, Eduardo Medina Mora, qué le gustaría ser en su gobierno. “Estar cerca de mis hijos”, le dijo Medina Mora, que los tenía estudiando en Oregon. El Embajador no especificó qué cargo le interesaría, aunque pensaba en la Secretaría e Relaciones Exteriores. Para que estuviera cerca de sus hijos, como deseaba, Peña Nieto lo nombró Embajador en Washington, sin saber que era más rápido llegar a Oregon desde la capital mexicana, que desde la estadounidense. Meade llegó así a la Cancillería.

La naturaleza del trabajo le permitió establecer una relación más cercana con el Presidente, convirtiéndose en los largos viajes internacionales en su pareja insustituible en los juegos de dominó. La inteligencia de Meade, la cultura general y una visión integral de todos los temas nacionales e internacionales, sólo rivalizada por Videgaray dentro del Gabinete, le fue abriendo las puertas a la confianza de Peña Nieto, quien lo visualizó como prospecto, por primera vez visto según sus cercanos, cuando lo nombró Secretario de Desarrollo Social en agosto de 2015. La renuncia de Videgaray en Hacienda por el fiasco de la visita del candidato presidencial Donald Trump a Los Pinos, lo regresó una vez más, de manera natural pero emergente, a su viejo despacho en Palacio Nacional.

Meade comenzó a vislumbrar una posibilidad de luchar por la Presidencia durante 2016, pero lo alcanzó el gasolinazo. En una reunión en Los Pinos en diciembre, Meade se enfrentó a la parte política del Gabinete, principalmente la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, y al de Salud, José Narro, quienes alegaron que debía postergarse la medida por el impacto social y político que tendría. Peña Nieto respaldó al Secretario de Hacienda. En enero, ese diagnóstico se volvió realidad, pero Meade y su equipo, incluido el entonces director de Pemex, González Anaya, fueron dejados solos a su suerte. Quienes debían haberlos apoyado en la Secretaría de Gobernación, se fueron de vacaciones y nadie, incluido el Secretario Osorio Chong, les tomó incluso las llamadas telefónicas. Aún así, en una segunda reunión de Gabinete en enero, Meade volvió a defender el gasolinazo ante la parte política del equipo del Presidente, y Peña Nieto lo volvió a respaldar. Pese a ello, Meade pensó en ese momento que sus pretensiones presidenciales se habían evaporado.

El momento de desestabilización política pasó y la beligerancia fue menguando con la nueva calendarización de liberación de los precios de combustibles. Meade volvió a respirar y comenzó a trabajar en un grupo muy cerrado, a veces en su casa, otras en la de su Subsecretaria Vanesa Rubio, los escenarios que pudieran permitirle estar en la lucha por la candidatura. Una estación importante fue el 5 de octubre. Al terminar la glosa del informe en la Cámara de Diputados, pidió hablar a manera de colofón. El pleno guardó silencio mientras Meade improvisaba un alegato a favor de los políticos y cómo no podían retroceder frente a lo que se había visto durante los sismos de septiembre, la cooperación de la sociedad con las instituciones. También hizo una inteligente defensa del Presidente y de las acciones de su gobierno. Al día siguiente, Peña Nieto lo llamó por teléfono y le agradeció lo que había dicho de él.

No pasaron muchos días cuando el Presidente llamó a Meade a Los Pinos. En ella, revelaron personas que conocieron del encuentro, Peña Nieto le preguntó si estaba “listo” para el momento que esperaba se concretara, y Meade le respondió que sí. Entonces vino otra pregunta: ¿También estás listo para no ser? Estaba preparado para esa eventualidad, contestó. Este lunes comprobó que no fue necesario.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa


(NOROESTE/ ESTRICTAMENTE PERSONAL/ RAYMUNDO RIVA PALACIO/ 29/11/2017 | 04:05 AM)   

LA CONFIRMACIÓN DE MEADE

La decisión tomada fue ratificada en Los Pinos. El Presidente Enrique Peña Nieto despidió a José Antonio Meade de su Gabinete con enorme calidez y le deseó lo mejor en el proyecto que ha decidido emprender. Eufemismo arcaico del Presidente al intentar ocultar al elefante en la sala. Meade, faltando el trámite estatutario para ello, asumió de facto la candidatura presidencial del PRI. La cita para el registro está fijada para el próximo jueves a las dos de la tarde, y ningún militante más, de los que importan, se registrará para hacerle sombra. El Presidente, como tantas veces lo dijo, engañó con la verdad.

El 17 de agosto pasado, bajo el título simple de “2018: Meade”, se publicó en este espacio, a propósito de la 22 Asamblea Nacional del PRI, que los rituales habían regresado por la puerta grande. “Sin lastres para que el Presidente Enrique Peña Nieto decida con quién buscará mantener Los Pinos, la cargada corporativista con las pancartas de organizaciones y sindicatos, y la clientelar con delegados levanta manos, llenó un escenario que mostró otro tipo de bufalada, la de los tecnócratas, que discretamente el sábado se formaron detrás de la persona para la que parece haber sido confeccionado un traje a la medida con la eliminación de los candados para la candidatura presidencial en 2018, José Antonio Meade, Secretario de Hacienda”.

En ese texto se mencionó cómo el Presidente estaba dando instrucciones a Meade que no le había dado a nadie más. La columna decía: “De acuerdo con información en el entorno del Secretario de Hacienda, Peña Nieto le indicó no moverse ni buscar grupos que lo apoyen, mantener la calma y ejecutar las acciones directas y prioritarias que le pida. Lo primero, con suma urgencia, fue restablecer la relación con los gobernadores, que se encuentra rota hace bastante tiempo. Los gobernadores son parte esencial de la ecuación sucesoria. Durante la primera parte de la administración peñista, los principales gobernadores afectados por el maltrato político y presupuestal fueron los priistas, adicionalmente que han sido algunos de ellos, que se comprometieron con el proyecto de Peña Nieto para llegar a la Presidencia, los que están pagando el costo de la corrupción sexenal. Sin el respaldo de los gobernadores no habría ni posibilidades de ser competitivo en 2018.

“Meade hizo caso rápidamente al Presidente, y realizó también ajustes estratégicos en el equipo hacendario que pasaron desapercibidos por la mayoría. Trasladó a Emilio Suárez Licona, de la dirección de la Unidad de Banca de Desarrollo en Hacienda, a donde llegó de la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde trabajó con Meade a la Coordinación de Entidades Federativas. En su lugar entró Mario Govea, quien era director general adjunto de Coordinación y Política del Sistema Financiero de Fomento. También promovió a Arturo Téllez, titular del Órgano Interno de Control de Hacienda, y que trabajó con Meade en las secretarías de Energía, Relaciones Exteriores, Desarrollo Social y Hacienda, a la Dirección General de Auditoría del SAT. Estas áreas son las que atienden directamente a los estados, tanto en los apoyos presupuestales como en algo que hoy es más importante, revisar sus cuentas, detectar las irregularidades, anomalías y, de ser necesario, trabajar con los gobernadores para ver cómo pueden ayudarlos a resolver hoyos financieros en sus cuentas que pueden significar, como se ha visto últimamente, procesos penales en su contra.

“No ha sido lo único que ha construido Meade para su futuro. A diferencia de lo que no pudo hacer (Luis) Videgaray porque el Presidente no lo permitió, Meade sí nombró a todos los directores de la banca de desarrollo, colocando en esos cargos a personas muy cercanas a él. Virgilio Andrade, a quien le dio su primer trabajo en el servicio público, lo nombró en Bansefi. Llevó a Francisco González al Banco Nacional de Comercio Exterior. Mario Zamora, a quien le dio trabajo en Financiera Rural por recomendación de su tío, Francisco Labastida, lo nombró en la Financiera Nacional de Desarrollo, y la semana pasada fue el coordinador de la Mesa de Estatutos que eliminó los candados para la candidatura presidencial.

“El más significativo, sin embargo, fue el nombramiento de Alfredo Vara Alonso, en Banobras, porque significó un desafío a Videgaray, quien había logrado que el Presidente nombrara directora a la Senadora Ana Lilia Herrera, como premio de consolación por no haber sido candidata en el Estado de México, y Meade, en un acuerdo extraordinario en Los Pinos, tumbó la designación y llevó a un hombre de confianza, que trabajó en el Instituto de Protección del Ahorro Bancario, una institución imaginada y construida por el padre del Secretario, Dionisio Meade.

“La fortaleza de Meade dentro del gobierno es poco notoria en la opinión pública, pero tiene un alto significado. Meade no era parte del equipo compacto de Peña Nieto, pero la autorización para hacer los cambios de conformidad a su criterio, sugieren que, como nadie más en el Gabinete, tiene la confianza que otros muy cercanos no tuvieron. ¿Es esto la señal definitiva sobre su futuro próximo? Sólo Peña Nieto lo sabe, pero los símbolos están jugando mucho a su favor”.

Aquella columna señalaba que Meade había captado la atención y el imaginario como el gran delfín de Peña Nieto. “¿Será tan obvia la decisión?”, se preguntaba en el texto. Hoy vemos que sí era obvia y que Peña Nieto sí engañó con la verdad. Ciertamente, sólo se puede leer las acciones electorales de Peña Nieto a tiempo pasado. Y hoy se puede argumentar que la decisión sobre su sucesor se tomó desde agosto.

rrivapalacio@ejecentral.com.mx
twitter: @rivapa


(ESTRICTAMENTE PERSONAL/ Raymundo Riva Palacio/ 28/11/2017 | 03:00 AM)