miércoles, 10 de agosto de 2016

ASÍ ES LA PROSTITUCIÓN A TRAVÉS DE REDES SOCIALES EN MÉXICO


En Facebook abundan los grupos que se denominan: "Sexo por dinero"; la oferta y demanda está garantizada

El internet y más recientemente las redes sociales han trastocado las actividades humanas en todos sus aspectos. La prostitución no ha sido inmune a esta evolución, y ahora se desarrolla con características particulares que muestran su adaptación a los nuevos tiempos. Un consultorio prostíbulo, unos apasionados del sexo servicio que crean blogs de prostitutas, proxenetas en la era del Facebook y las escorts-escritoras son cuatro historias que nos das dan un acercamiento a la prostitución en el siglo 21 en México.

LA CALIENTE DOCTORA JUDITH Y JUAN EL AVENTURERO

Juan se considera, más que un vicioso de las prostitutas, un vicioso de la aventura, rectifica después de pensárselo mejor. "Sí, corrígelo en tu reportaje", me ordena cuando platicamos. Pero en su caso —pienso— ambas pasiones van de la mano indefectiblemente. De ahí las aproximadamente 50 sexoservidoras con las que se ha encamado a sus 37 años y de que se hubiera presentado a esa casa sombría de la colonia Condesa. Buscaba a la doctora Judith, sicoterapeuta. Pero no había ni un solo indicio de que fuera un consultorio, ni un anuncio ni una puerta abierta con recepcionista a la vista. Sólo tres grises pisos de ventanas mugrientas.

Ya estando ahí pensé que era una trampa y que me iban a secuestrar o de perdida a madrear con atraco incluido", cuenta Juan.

La historia comenzó unos días antes, cuando navegando por los anuncios sexuales en internet se topó con uno que lo arrobó: "Bella-escultural-joven-mujer-busco-relacion-sexual-sin-compromiso". No hacía alusión a pago alguno, lo que le extrañó, pero excitó más, sobre todo a su bolsillo. ¿Pero qué no se puede encontrar entre la infinitud del ciberespacio? Sólo la página mx.mileroticos.com, una de las muchas, un día común tiene registrados 53 mil728 anuncios. Heterosexuales, bisexuales, travestis, transexuales, omnisexuales, todos buscando el intercambio monetario. Aunque no falta la que oferte: "Mujer guapa de buen cuerpo, si me haces venir, yo invito". O lo contrario, la que discrimina: "Sorry, no atiendo a nacos. Por lo mismo soy real". O el gay que en la contratación de sus servicios te venda poppers "sellados" a 100 pesos.

Cualquier persona puede anunciarse, de 100 pesos a 200 cuesta hacerlo. En tanto las tarifas por los servicios sexuales van desde los modestos 300 pesos hasta los 2 mil 500 pesos. Incluso más, si te interesan los servicios extremos como "la lluvia dorada". Los anuncios contienen fotos e incluso algunos tienen enlaces a videos donde los ofertantes muestran sus aptitudes en plena acción. En Facebook abundan los grupos que se denominan llanamente: "Sexo por dinero". Sin que se reconozcan como prostitutas, las participantes aducen premuras económicas, por lo que se anuncian como novatas.

A Juan lo convenció la excitante foto que la mujer puso en su anuncio. "No, pues en chinga le escribí. 'Soy moreno y mido de 1.80 de estatura'". La mujer le respondió que tenía 27 años y que le "encantaría" conocerlo más: "quiero saber tu forma de ser, a qué te dedicas, tu nivel académico, nombre completo...", y le dejó bien en claro que "no buscaba un niño bonito, sino más bien un caballero, fino educado y respetuoso". Y le envío otras fotos. Intercambiaron unos emails más y por fin la mujer le soltó: "Cariño, al grano y sin rodeos. Ambos buscamos lo mismo: sexo. No tiene caso perder tiempo y esfuerzo en carteos inútiles. ¿No crees?" Y le propuso dos opciones. La primera que la llevara a bailar, cenar y finalmente al hotel Crowne Plaza. "Y a las horas tempranas de la mañana me llevas y me dejas en la casa de mi madre". Juan hizo cuentas y enarcó las cejas, pero sonrío con la segunda opción: la "económica, pero también muy excitante", le especificó la mujer.

Según sus palabras era sicoterapeuta y le propuso que llegara a su consultorio como cualquiera de sus pacientes. Ahí le diría a la recepcionista que venía por una terapia anti-estrés con la doctora Judith y sólo tendría pagar 850 pesos por el uso de las instalaciones. "Yo no sé por qué tanta pinche mamada si era una puta cualquiera que cobra", se indigna entre risas Juan, pero él sabe que la doctora no lo era tanto. Una vez frente a esa casa solitaria de la calle Michoacán, en la colonia Condesa, Juan dudó. Aunque su desconfianza era natural. ¿Acaso no le pidieron saber su nombre completo, a qué se dedicaba, su nivel académico?

Si bien en el año 2012 se expidió la ley contra la trata de personas —en la que en su artículo 32 prohíbe explícitamente los anuncios sexuales en cualquier tipo de medio, bajo el riesgo de penas de 2 a 7 años de prisión— en la práctica es letra muerta. Al respecto me dice Jaime Montejo, vocero de la Asociación Brigada Callejera, que la ley es confusa porque no "la bajaron al código penal", por lo que no se pueden aplicar las penas que consigna y que en el peor de los caso sólo se presta para extorsionar. De ahí "la impunidad de los tratantes y la inseguridad jurídica de las trabajadoras sexuales". En tanto la Procuraduría General del Distrito Federal lleva operativos en que interviene prostíbulos que se anuncian por internet como masajes, estéticas y karaokes. En enero pasado, por ejemplo, rescataron a 5 chicas coreanas explotadas sexualmente. Así que detrás de la infinitud de estos anuncios cabe cualquier posibilidad, desde trata de personas hasta una bizarra historia.

Finalmente Juan tocó el timbre. Era como una puesta en escena, chafa, pero así era, explica. Ahí estaban las sillas para la incierta espera y detrás de un vetusto escritorio una recepcionista que le recibió el pago con gesto suspicaz y le dijo que esperara. Finalmente la puerta del fondo se abrió y apareció el rostro lozano de una mujer enfundada en una impecable bata blanca. La doctora Judith le sonrió a Juan y lo invitó a pasar a su consultorio.



EL JOVEN UNIVERSITARIO DE LAS CIEN PUTAS

Si puede sorprender el medio centenar de prostitutas de Juan a sus 37 años, quizá pueden hacerlo aún más el centenar que dice haber contratado Bernardo a sus 22.Estudiante de economía en la UNAM, Bernardo es un chico de rasgos juveniles muy marcados, de cuerpo delgado y estatura baja. Deambula no sólo por la Merced, Sullivan y Tlalpan en busca de meretrices, sino que últimamente amplió su radio de acción a Puebla y Morelos. "Sí, me dijo la Marrana Parada que se pueden conseguir más baratas y me lancé ayer a Puebla", me informa mientras estamos sentados sobre una desvencijada jardinera de Avenida Circunvalación en La Merced.

La Marrana Parada, el Denis y Bernardo, son tres singulares seres que no los une nada, salvo su desmedida afición por las mujeres de cuota. Se pueden pasar horas y horas caminando de un hotel a otro en la Merced, sólo para mirar y calificar "la mercancía". Bernardo no es el único universitario entre "los putañeros", como se conocen entre ellos, también hay un profesor de la UNITEC que acostumbra ir los días de quincena. Yo me había pasado varios días por la zona investigando para otro artículo de VICE — Un recorrido por los hoteles de paso con las prostitutas de La Merced —, así que cuando me conocieron aceptaron mi presencia con toda naturalidad. Fue así como supe de la existencia de blogs y perfiles en Facebook y Twitter dedicados a las prostitutas de la Ciudad de México. Prostitutasmercedmx, Prostinenas, Nenasdelamerced, son sólo algunos nombres de estas páginas. Ahí es donde los clientes exponen no sólo sus opiniones y experiencias con respecto a tal o cual chica, sino que también dan consejos para prevenirse de los rateros y policías. El blog más organizado, incluso tiene un mapa con todos los hoteles de la Merced, así como las indicaciones de las zonas más peligrosas y los horarios más seguros.

Además de una serie de consejos para los más novatos. Por ejemplo, cómo negociar con las chicas y cuál sería el precio promedio. Algo que por cierto, Bernardo nunca practica, porque al pobre siempre le cobran desmedidamente, pero al parecer la vinatería de su papa es lo bastante boyante. Aunque ya no es un novato, pues según sus propias palabras su gusto por las chicas de cuota inició desde que tenía 17 años. Incluso se consiguió una credencial falsa del IFE en Santo Domingo, para que las chicas le pudieran brindar el servicio y los recepcionistas del hotel le zanjaran el paso.

Los administradores y los participantes de los blogs suben las fotos de las mujeres con sus respectivos nombres o apodos; ahí están Paola, Jenny, la reina de los pollos, la Hija del Santo, la del OXXO... todas con las opiniones de los blogueros con respecto a su desempeño laboral. Bajo el poderoso y ubicuo ojo electrónico, del que nadie parece salvarse, las imágenes son tomadas de forma clandestina. De ahí que no sea buena idea pasar con el celular en la mano frente a ellas. Al ser madres, tías, abuelas, se sienten agredidas en su intimidad y te pueden madrear. Sin embargo, hay una mínima fracción que le gusta posar; así se miran en algunas fotos, modelando felices ante la cámara. En el blog putasmexicodf, hasta hace poco abierto al público y ahora de acceso restringido, se podían contabilizar alrededor de 50 mujeres de los rumbos de Buenavista, Sullivan y Tlalpan, aunque mayoritariamente eran de La Merced. Existen también videos, tomados por los clientes de forma subrepticia, en pleno acto sexual o simplemente cuando las chicas esperan en sus esquinas. Muchos de esas imágenes terminan en YouTube y en un sin número de páginas pornográficas.

Si bien los blogs y perfiles citados son denunciados y cerrados, no tardan y vuelven a aparecer con otro nombre o con acceso restringido. Bernardo dice que sólo los ve y a veces participa en los chats, porque cuando se le ocurrió intentar grabar un video para subirlo a Mecheritas, no tuvo suerte. O mejor dicho sí la tuvo y mucha. La chica en cuestión se llama Jeny y trabajaba en el hotel Hispano; cuenta que era buena onda, no tenía padrote y lo trataba bien. Por eso pensó que si de casualidad lo descubría no se iba enojar mucho. Sin mucha pericia, Bernardo ocultó su cámara entre los libros de su mochila, pero Jeny se dio cuenta y convocó a sus compañeras para madrear al inexperto voyeur. Golpeado, arañado, con la playera rota y sin su celular, recibió un ultimátum. Bernardo, sólo se ausentó un mes de la Merced, después siguió con su afición como si nada hubiera ocurrido.



LOS PADROTES DEL FACEBOOK

Pero las redes sociales no sólo sirven para el ocio y disfrute de estos hombres con mucho tiempo libre, sino que se convirtieron en la herramienta perfecta para los proxenetas. La vieja usanza indicaba que el padrote asediaba a su víctima personalmente. En el caso de las prostitutas de la Merced, donde la mayoría son de provincia y extracción humilde, los hombres se apersonaban en sus pueblos, en las terminales de autobuses y en los parques públicos de las distintas ciudades del país donde los domingos acostumbran a pasear las chicas de escasos recursos. Lo que significa un desplazamiento, un esfuerzo económico y de labia, pues las abordaban cara a cara, las tenían que convencer para pasear, les ofrecían regalos. Aunque no por mucho tiempo, como me advirtió un padrote, demasiada inversión no es negocio.

Así sucedió con Luisa, quien es de una ranchería cercana a Apatzingán en Michoacán y trabaja en el hotel Ampudia en Circunvalación. "¿Él te envió la invitación?", pregunto.

No, primero, sin conocerme, comenzó a darle like a mis fotos y después me mandó la solicitud de amistad como cualquier persona. Ya después comenzamos a intercambiar mensajes y chatear por face. Le contaba mis problemas y él siempre bien comprensivo".

Poco después le propuso que fuera su novia. "Yo pensé que estaba jugando, pero él decía que era en serio y que yo le gustaba mucho. Eso sí, me dijo que era separado, pero que quería formar una familia porque su anterior pareja se había llevado a su niña de cinco años y la extrañaba mucho. Por eso quería formar una nueva familia". Después de una relación cibernética de dos meses Carlos se presentó a su rancho y se hizo de su nueva mujer.

Actualmente prostituir con el "poder de un like" cada vez es más común. Desde la comodidad de su casa, los padrotes evalúan un sinfín de "objetivos" que se despliegan en su pantalla. Y todas al mismo tiempo. "Empiezan a bombardearlas con mensajes hasta que aceptan su amistad", me informa Teresa Ulloa directora de La Coalición Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC), quien agrega que los padrotes buscan sobre todo "a chicas que de alguna manera están inconformes con su familia o tengan carencias económicas". Así pues la pericia del enganchador consiste en detectar con tan sólo algunos mensajes de intercambio y con un rápido vistazo a las fotos que suben a su perfil el contexto socioeconómico de la posible víctima. Sin inversión monetaria y mayor esfuerzo, más que el de teclear tenazmente, tienen todo el tiempo del mundo para su cometido. Incluso llegan a convencer a las adolescentes de que roben dinero para poder viajar y se encuentren con ellos en otra ciudad. Fue el caso de dos hermanas, de 14 y 15 años, y que por cuestiones de seguridad omitimos sus nombres. Originarias de Guerrero fueron enganchadas vía Facebook por padrotes de Tenancingo, Tlaxcala, quienes las convencieron de robarle el dinero de los boletos de autobús a su mamá. Una vez que llegaron a la terminal de autobuses TAPO, les ordenaron por teléfono comprar otro pasaje para Tenancingo.

Estadísticas de la CATWLAC indican que 60% de las mujeres fueron cooptadas por medio de las redes sociales. Después de un año de ser obligadas a prostituirse, sobre todo en la ciudad de Puebla, las adolescentes guerrerenses lograron comunicarse con su mamá y finalmente fueron rescatadas. Tuvieron suerte. Hay otras chicas que jamás volverán sobre sus pasos, como Teresa Ulloa lo explica: "Lo que sucede es que ya ha variado el patrón de la trata. Ahora en muchas ocasiones empieza con secuestro y después de que pagan el rescate ya las empiezan a explotar y cuando ya no les sirven las matan".



CONFIESO QUE HE PUTEADO

Actualmente las confidencias de las escorts se han vuelto un lugar común en el ciberespacio. Mujeres de extracción clasemediera, en su mayoría, que han decidido por voluntad propia ejercer la prostitución y que al mismo tiempo escriben en sus bitácoras electrónicas su diario acontecer. El fenómeno inició con Fernanda, quien fue la primera. Bajo el magisterio de una experimentada escort argentina, subió su primer anuncio en internet cuando tenía 18 años en el 2002. A diferencia de sus colegas más humildes, que ignoran que su foto ilustra alguna página o foro en internet, en el mundo de las escort no sólo participan los clientes que exponen sus experiencias en los chats, sino que también lo hacen las chicas, que en su mayoría se promocionan y agradecen halagos. Pero Fernanda fue más allá; pasó de ser juzgada a juzgar, y lo hizo con sentido del humor y una naturalidad que le granjearon numerosos lectores. Era la primera vez que una voz femenina se atrevía a esculpir el otro lado de la cama, o por lo menos con una prosa ágil y bien articulada. Los editores del periódico Metro le ofrecieron un espacio y fue así como su tentador cuerpo comenzó a atrapar miradas chilangas por los múltiples anuncios que inundaron la ciudad. Crónicas desde mi cama se convirtió en un fenómeno que combinaba revelaciones de un mundo que a la mayoría de sus lectores les estaba vedado y, para los acaudalados que decidían contratar sus servicios, la posibilidad de ser protagonistas de todo tipo de proezas lúbricas. El fin llegó en el 2009 y en la blogosfera posteó su última entrada en julio del 2015.

Por supuesto, no es la única; Valeria Martell es otra más de las escort-escritora. Licenciada en finanzas, me explica que actualmente sólo está promocionando su libro Diario erótico, 1000 noches con una prostituta. En este mundo, donde las tarifas no suelen bajar de los mil 500 pesos por hora y abundan los hoteles con jacuzzi y champagne, también tiene sus inconvenientes. Así lo relata una chica en el foro de la página www.sexoserviciodf.com, quien el 12 de mayo pasado fue violada en un hotel de Tlalpan. Dice que después de que terminó la relación con un tipo que la contrató y a quien describió como de "1.70 con cuerpo trabajado en el GYM, en ropa sport", la roció con gas pimienta para después esposarla y tirarla al piso. Una vez indefensa la penetró sin protección y eyaculó dentro de ella. Los foristas aseguran que no ha sido la única víctima. La trata es otro de los problemas, sobre todo de extranjeras.www.zonasdivas.com es uno de los portales más famosos y que pese a las múltiples denuncias de explotación sexual de que son objeto, actualmente sigue trabajando. Eso sí, en su página de entrada advierten que la pederastia es un delito y que las chicas que se anuncian no fueron obligadas "física, moral o psicológicamente a realizar actividades ilícitas o contrarias a su voluntad".

La gran accesibilidad del internet y las redes sociales permiten una mayor intercomunicación entre las personas, pero al mismo tiempo significan un gran riesgo. Sobre todo para los jóvenes —según Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI) el 58% de los cibernautas en México son menores de 24 años—, quienes están expuestos a todo tipos de crímenes. Por ejemplo, el promedio de edad de las chicas enganchadas por Facebook para su explotación sexual ronda entre los 12 y 18 años, según la CATWLAC.  Grooming, obtención de grabaciones íntimas de niños con fines pornográficos, intercambio de fotos de contenido sexual que deriva en extorsión, son nuevas prácticas que describen algunos delitos que han ido surgiendo en la era de la red, pero hay otro que parece eterno e inamovible: la explotación sexual.

(DOSSIER POLÍTICO/ TOMADO DE: MARCOS CRUS / VICE/ 2016-08-10)


ESCORT VIRTUAL


Fragmentos de una piel sin asolear asoman de su blusita de tirantes. El color de ese lienzo que le recubre el cuerpo es igual de pálido en su generoso busto, en las manos y sus mejillas redondas que se antojan lisas al tacto, sin una sola gota de maquillaje. María Fernanda, de 20 años, habla como si quisiera dar un beso en cada oración y, en ese juego personal de sensualidad aparentemente no premeditado, se describe como una diosa egipcia: “Sejmet tiene cabeza de león, mi signo es leo y mi personalidad es totalmente felina”, dice con voz carrasposa.

Mafufu Sejmet, como la conocen en la web, brinda servicios sexuales a través de una cámara de computadora para centenares de clientes que mes con mes se dan cita en su perfil de myfreecam.com. Si la quieren ver jugar con un dildo, ella lo hace; si quieren verla desnuda o en posición de perrito, ella no tiene ningún inconveniente y posa con sonrisas pícaras. Si el usuario quiere verla en ropa interior o masturbándose, Mafufu está siempre dispuesta a complacerlo por una tarifa estimada de tokens, la moneda electrónica de intercambio (servicio-pago) que circula en la plataforma.

Pero, ¿si el cliente únicamente quiere platicar o verla beber vino? ¿Si lo que quiere es sólo un momento de acompañamiento virtual? Mafufuresponderá: “Obvio, por eso estoy aquí”.

No es una trabajadora sexual convencional. Ni siquiera pueden alcanzarla más allá de una imagen HD. Ella es una acompañante en línea con quien se puede platicar horas en el chat, a quien se le puede pedir que se convierta en el objeto de culto mejor guardado en la imaginación. Es una especie de escort virtual que cobra por momentos de pasión, sin que puedan tocarla. Desde su departamento, que ha bautizado como Casa Sejmet, deja que el lente de una cámara indiscreta la grabe con las piernas abiertas mientras se quita los calzoncillos.

Conoció la plataforma para trabajar de webcam model por recomendación de una amiga que vive en Estados Unidos. Celma le mostró la página yMafufu aprendió a utilizarla y a ganar dinero en ella. En el país vecino y en Europa es común el consumo de sitios web en los que camgirls comocameraboys realizan shows a través de transmisiones en vivo y sus seguidores les otorgan propinas generosas por hacer lo que les piden. Lagatita Sejmet lleva un año de experiencia en el ámbito y representa la mayor parte de su ingreso mensual, incluso el total si no vende alguno de sus cuadros.

Cuando Mafufu llegó de Playa del Carmen a vivir a la Ciudad de México lo hizo por cuenta propia, sin dinero en el bolsillo y queriendo estudiar arte. Se obligó a entender y a dominar plataformas como myfreecam.com, que sólo transmite mujeres, chaturbate.com y cam4.com, donde pueden grabarse ambos sexos y transgéneros. Con jornadas laborales no mayores a cinco horas, comenzó a percibir 8 mil pesos quincenales, con los que pudo pagar gastos de habitación, esparcimiento y comida.

¿SEXO REAL POR INTERNET?

La tendencia webcam surgió a principios de la década de los 90 con el auge de internet, pero se consolidó en 2014, cuando sitios gigantescos intervinieron como mediadores entre modelos y consumidores. Para Mafufu, ser webcam “es espectacular, una forma fácil de ganar dinero”, que también la divierte porque, afirma, puede ser ella misma: “Lo que aprecian [los clientes] de ti es que seas auténtica, que no finjas ser otra persona”.

En su perfil de internet se puede apreciar un menú a la carta, como en cualquier restaurante. Así funciona.

Las entradas: platicar sobre su día, mostrar los senos y desnudarse.

Platillos fuertes: cumplir fetiches con los pies, verla comer o tocar la armónica, mirarla beber alcohol, “gatear por el piso del baño” y “pintar con las nalgas”.

Y de postre: el privado. La sesión de tú a tú con el cliente es la meta de cualquier webcam model, ahí se le cobra al usuario un token por segundo. El valor estimado por cada token es de 0.5 dólares, lo que convierte ese espacio en un juego continuo para que el cliente esté satisfecho y permanezca la mayor parte del tiempo en el privado. Así es como Mafufugana más dinero. La temática del privado puede ser o no sexual. “Hay personas que me dicen: ‘Te traje a este privado porque necesito consejos, mi matrimonio está mal, mi esposa no quiere tener sexo conmigo’, por lo que ese privado se convierte en café y consejos”.

La necesidad de interacción con las modelos es inevitable, el gusto por saber más sobre ellas: qué leen, sus pasatiempos y a qué se dedican fuera de internet; los usuarios también buscan ser escuchados o simplemente ser vistos, puesto que Mafufu no ve al cliente, a menos que él o ella pague para activar esa modalidad.

Con sonrisa guasona, la joven describe sus promociones: “Abro la cámara por 30 tokens, pero si traes puesta ropa de mujer, es gratis”. Ella también tiene manías: le gustan los hombres bajo prendas de dama. Se divierte con sus usuarios, le parecen “tiernos”.

¿Y MÉXICO? BLOQUEADO

La mayoría de sus seguidores son de lugares lejanos: Inglaterra, Alemania, EU, Francia y Australia, también ha encontrado asiáticos de intercambio en otros países, se comunica con ellos en inglés, idioma predominante.

En la plataforma en la que Mafufu trabaja se puede incomunicar a usuarios, si llegan a molestarla de cualquier manera. También puede bloquear países enteros: lo ha hecho con México, “porque no pagan”. Así encontró una medida de seguridad y logró ahorrarse molestos mensajes de gente que quiere salir con ella. “La mayoría de los latinos están acostumbrados a ver pornografía gratuita o no tienen tarjeta de crédito”. Por ello, sus seguidores rondan los 35 y 55 años.

El método de pago es quincenal, tiene una cuenta vinculada con payoneer, que es un facilitador financiero para pagos exclusivos en internet. Ellos mandan una tarjeta de débito a Casa Sejmet y Mafufu puede cobrar en el banco los tokens que acumuló en 15 días. Para ello no pide asesoría fiscal ni paga impuestos.

PINCELADAS POLIFACÉTICAS

Tres gatitas alborozan sus semblantes felinos cuando hay visitas en Casa Sejmet. A Mafufu le gusta llamar así su hogar porque siempre busca hacer talleres, reuniones, exposiciones en su departamento, que tiene una habitación, cocina pequeña, una sala ínfima con baño al fondo, paredes tapizadas de pinturas (varios autorretratos) y series cargadas de agresiva melancolía, que reflejan su polifacética personalidad.

María Fernanda lleva tres años de estudio en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. Es pintora. “Cuando llego a grabar en myfreecam.com todos me dicen: ‘Ya llegó mi pintora favorita’”.

Por mucho tiempo temió que su mamá, quien aún vive en Playa del Carmen, se enterara de la forma en que se gana la vida, le daba miedo que buscara su nombre en internet y aparecieran un montón de páginas. Hace un mes que rompió el silencio y le contó la verdad. Con impulso materno, le hizo preguntas a Mafufu sobre su seguridad, a lo que ella contestó que en la plataforma en la que trabaja tienen protegidas a las modelos, no hay manera de rastrear su IP (número que identifica una interfaz en red) y bloquea a quienes la molestan.

A partir de entonces, Mafufu habla abiertamente en sus redes sociales acerca de su oficio. Pero aquí no todo es hedonismo puro. En las plataformas de sexting hay reglas que prohíben incitar al incesto o pedofilia, nunca puede aparecer una persona ajena o que no esté registrada en la plataforma, porque el registro amerita una serie de controles para descartar que la persona esté siendo obligada a grabarse, lo que pretende prevenir la explotación y la trata.

ESCUELA DEL SEXO

Mafufu quiere hacer escuela. Un estudio donde cualquier persona que quiera dedicarse al cameo pueda hacerlo. Tiene un sueño inquieto: que Wikipedia la reconozca como la precursora de la cultura webcam en México, y hace un trabajo arduo para conseguirlo: ha impartido cuatro talleres. El más reciente, “¿Cómo ser un webcam model?”, fue en julio pasado, asistieron 13 personas y EL UNIVERSAL presenció el coaching de Mafufu. Entre los interesados había actores, pintores, antropólogos y abogados. Todos con mirada atenta sobre quien es, hasta ahora, una gurú en el escort virtual.


(DOSSIER POLÍTICO/ TOMADO DE: SAMANTHA VELASCO / EL UNIVERSAL/ 2016-08-10)

DUEÑOS DE CANES QUE ATACARON A MENOR ESTÁN DETENIDOS


La Subprocuraduría de Justicia en Tijuana informó que dos personas se encuentran en calidad de detenidas por el delito de homicidio culposo en relación a la muerte de un menor de 4 años de edad tras ser atacado por varios perros, la tarde del martes 9 de agosto.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 17:34 horas, en la calle Ciprés del Ejido Lázaro Cárdenas, Delegación San Antonio de los Buenos.

En un comunicado la PGJE detalla que al arribo de agentes de la Policía Municipal se percataron de que varios perros estaban mordiendo el cuerpo del menor que se encontraba en el suelo.

De hecho uno de los perros quiso atacar a los oficiales por lo que un policía le disparó,  fue así que los otros canes se retiraron del lugar y se introdujeron al interior de un domicilio donde se encontraban sus dos dueños.

Cuatro canes señalados como los que atacaron al menor fueron asegurados por el Centro de Control Animal, se les practicarán las pruebas periciales correspondientes.


(SEMANARIO ZETA/ REDACCION/ MIÉRCOLES, 10 AGOSTO, 2016 01:11 PM)