miércoles, 6 de febrero de 2013

LUCHA PUEBLO YAQUI POR EL AGUA EN SONORA



Los colonizadores no pudieron someter a la etnia de hombres y mujeres sonorenses, curtidos por el sol y de piernas y brazos largos

MÉXICO (SINEMBARGO.mx)._ Los colonizadores no pudieron someter a la etnia de hombres y mujeres sonorenses, curtidos por el sol y de piernas y brazos largos. Porfirio Díaz los asesinó en los campos de Henequén de Yucatán. Ellos pelearon por su vida y territorio y se armaron y resguardaron en las montañas.

Pero después del porfiriato su resistencia no terminó. A lo largo de los años y de los gobiernos modernos, la etnia se ha manifestado en contra del despojo. En esta ocasión sostiene desde 2010 la defensa de la Cuenca del Río Yaqui en contra del proyecto Acueducto Independencia de Guillermo Padrés Elías, actual Gobernador de Sonora.

Hoy están a punto de lograr lo que pocos indígenas: Que la Suprema Corte falle a su favor, después de que atrajo un juicio de amparo que la tribu interpuso en mayo de 2011 en contra de la autorización condicionada que emitió en febrero de ese año la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales a la Manifestación de Impacto Ambiental para la construcción de la obra considerada como la más importante del Gobierno de Padrés.

La obra, que tiene un costo de 3 mil 860 millones de pesos, inició su construcción a finales de 2010 para llevar 75 millones de metros cúbicos de agua anuales del Río Yaqui, en la presa Plutarco Elías Calles (El Novillo) hasta la ciudad de Hermosillo a través de 172 kilómetros de tubería de acero.

Andrea Ulisse Cerami, abogado del Área de Defensa y del Área de Políticas Pública del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, considera que debido a que el Gobierno de Sonora violó derechos humanos de la etnia, incluso con ataques a los opositores del acueducto y al menos dos órdenes judiciales dictadas por jueces de Ciudad Obregón para detener la obra, se espera con optimismo un fallo a favor de los yaquis.

La Semarnat para otorgar la autorización a la Manifestación de Impacto Ambiental sólo evaluó el impacto de la tubería, pero omitió los efectos sobre el agua, argumentando que es competencia de la Comisión Nacional del Agua, detalla.

El abogado de Cemda establece que el acueducto es un proyecto que impacta en extremo y que la Ley de Aguas Nacionales prevé como última medida el extraer agua de una cuenca hídrica a otra.

Según el Cemda, el Acueducto Independencia generará alteraciones a los patrones hidrológicos de la región, afectará los humedales que son abastecidos de agua por los ríos que se pretenden desviar, pondrá en riesgo la Región Terrestre Prioritaria (RTP) Bavispe-El Tigre localizada en la Cuenca del Río Yaqui y a la Región Hidrológica Prioritaria Río Yaqui-Cascada Basaseachic.

Entre otras consideraciones por las cuales la tribu Yaqui podría verse favorecida por el fallo de la SCJN, está que las autoridades sonorenses violaron derechos de los agricultores y del pueblo indígena según la recomendación número 37 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos emitida el año pasado y dirigida a la Semarnat y al Gobernador Guillermo Padrés.

En esta recomendación la CNDH enfatizó sobre el mal manejo del conflicto por el agua del gobierno del panista, pues generó división y ataques entre los habitantes de Ciudad Obregón y Hermosillo debido a "la falta de implementación de políticas públicas por parte del Gobierno de la citada entidad federativa, a fin de evitar un conflicto social debido a la percepción de escasez de agua, su abastecimiento inequitativo, la construcción del Acueducto Independencia y la violación de los derechos al debido proceso, a la garantía de audiencia y a la consulta del pueblo yaqui, por parte de la Semarnat".

Andrea Cerami explica que las etnias tienen derecho desde 1990 a ser informadas y llamadas a consulta pública desde las primeras etapas del proyecto, cuando el Gobierno pretenda realizar obras públicas que afectarán a sus recursos naturales.

La etnia Yaqui es dueña del territorio que ahora defiende desde 1940, cuando Lázaro Cárdenas del Río, integró las tierras y aguas a la tribu a través de un decreto. En 1971 le fueron otorgadas legalmente 474 mil hectáreas donde ahora se asientan sus ocho pueblos: Vícam, Rahum, Tórim, Huiribis, Belén, Bácum, Pótam y Cócorit.

$3,860 millones


La inversión que se hizo en el Acueducto Independencia.


(DOSSIER POLITICO/ SIN EMBARGO/ 2013-02-06)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada